¿Se ha encontrado una sustancia eficaz contra el envejecimiento?

Investigadores del Instituto de Células Madre de Harvard (HSCI) han demostrado que una proteína, que en estudios anteriores se había encontrado que es efectiva en rejuvenecer los corazones de ratones de edad, es también efectiva en mejorar la función cognitiva del cerebro y la función del músculo esquelético en ratones de edad avanzada.

Dos estudios realizados en la Universidad de Harvard han demostrado que una proteína llamada GDF11, que se encuentra tanto en los ratones como en los seres humanos, es efectiva en mejorar la función cognitiva del cerebro y la función del músculo esquelético en ratones de edad avanzada. Crédito de la imagen: Julia Mirvis (Pixabay)

Dos estudios realizados en la Universidad de Harvard han demostrado que una proteína llamada GDF11, que se encuentra tanto en los ratones como en los seres humanos, es efectiva en mejorar la función cognitiva del cerebro y la función del músculo esquelético en ratones de edad avanzada. Crédito de la imagen: Julia Mirvis (Pixabay)

En dos artículos separados, publicados tempranamente en línea en la revista Science — que los publicará formalmente el próximo viernes — los profesores Amy Wagers y Lee Rubin, del Departamento de Células Madre y Biología Regenerativa de Harvard (HSCRB), informan que las inyecciones de una proteína conocida como GDF11, que se encuentra tanto en los ratones como en los seres humanos, mejoró la capacidad de hacer ejercicios de ratones de una edad equivalente a los 70 años en un humano. La proteína también mejoró la función de la región olfativa de los cerebros de los ratones de edad avanzada, que pudieron detectar olores como lo hacen los ratones más jóvenes.

Rubin y Wager declararon que de no producirse acontecimientos inesperados, esperan iniciar ensayos clínicos humanos con GDF11 en unos tres a cinco años.

Ambos estudios examinaron el efecto de GDF11 de dos maneras. La primera fue mediante el uso de lo que se llama un sistema de parabiótico, en el que dos ratones se unen quirúrgicamente y la sangre del ratón joven circula a través de ratón mayor. Y la segunda, mediante la inyección a los ratones más viejos con GDF11, que en un estudio anterior (llevado a cabo por dos de los autores de los estudios publicados en Science) había demostrado ser suficiente para revertir las características del envejecimiento en el corazón.

Doug Melton, co-director de HSCRB y co-director de HSCI, dijo que no podía recordar un hallazgo más emocionante proveniente de la ciencia de células madre, y que los hallazgos deberían darnos a todos la esperanza de un futuro más saludable. Añadió, que al menos en los animales, hay muy poca duda de que GDF11 tiene una capacidad sorprendente de restaurar los músculos envejecidos y la función cerebral.

Rubin añadió que los investigadores creen que un efecto de GDF 11 consiste en que mejora la vascularización y el flujo sanguíneo, asociado con un aumento de la neurogénesis. “Esto debería tener otro efecto más extendido en otras áreas del cerebro. Nosotros pensamos que, al menos en principio, habrá una manera de revertir parte de la disminución del envejecimiento con una sola proteína. Podría ser que una molécula similar GDF 11, o GDF 11 en sí, revierta el daño del envejecimiento”.

Rubin dice que existe la posibilidad de que GDF11, o un fármaco derivado, pueda ayudar a ralentizar el deterioro cognitivo relacionado con la enfermedad de Alzheimer, un trastorno cuyo principal factor de riesgo es el envejecimiento en sí. Añadió que incluso es posible que esto pueda ocurrir sin cambiar directamente las placas, que son las características patológicas de la enfermedad de Alzheimer. Por lo tanto, un tratamiento futuro para esta enfermedad podría ser una combinación de un agente terapéutico que reduzca las placas, como un anticuerpo dirigido contra el péptido β-amiloide, y un estimulador de la cognición como GDF-11.

Artículo científico: Lida Katsimpardi, Nadia K. Litterman, Pamela A. Schein, Christine M. Miller, Francesco S. Loffredo, Gregory R. Wojtkiewicz, John W. Chen, Richard T. Lee, Amy J. Wagers, Lee L. Rubin. Vascular and Neurogenic Rejuvenation of the Aging Mouse Brain by Young Systemic Factors. Science (2014), doi: 10.1126/science.1251141

Fuente: Harvard University

¡Nos gustaría saber lo que piensas!

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados * se deben llenar. *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>