Rejuvenecen células madre de ratones de edad avanzada

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford han establecido claramente por qué el envejecimiento normal se acompaña de una disminución de la capacidad para recuperar la fuerza y la movilidad después de una lesión muscular: con el tiempo, las células madre dedicadas a la reparación de los daños en los tejidos musculares pierden cada vez más su capacidad de generar nuevas fibras musculares y de renovarse.

Crédito de la imagen: Gerbils Cuddling (stock.xchng)

Crédito de la imagen: Gerbils Cuddling (stock.xchng)

“En el pasado se ha pensado que las células madre de los músculos en sí no cambian con la edad, y que cualquier pérdida de su función se debe principalmente a factores externos en el entorno de las células”, dice la profesora Helen Blau. “Sin embargo, cuando aislamos las células madre de ratones de edad, encontramos que experimentan cambios profundos con la edad. De hecho, dos tercios de las células son disfuncionales en comparación con las de ratones más jóvenes, y el defecto persiste incluso cuando se trasplantan en músculos jóvenes”.

Blau y sus colegas también identificaron por primera vez un proceso por el cual las células madre de músculos de mayor edad se pueden rejuvenecer para que funcionen como células más jóvenes. Como resultado, los investigadores tienen una nueva diana terapéutica que algún día se podría usar para ayudar a que los pacientes humanos de edad avanzada reparen el daño muscular.

Los investigadores encontraron que muchas células madre musculares aisladas de ratones que tenían 2 años de edad, lo que equivale a unos 80 en los humanos, exhibían niveles elevados de actividad en una cascada biológica llamada vía p38 MAP quinasa. Esa vía impide la proliferación de las células madre y las inclina a convertirse en células progenitoras de músculo, que no son madre. Como resultado, aunque muchas de las células madre de edad avanzada se dividen en el laboratorio, las colonias resultantes son muy pequeñas y no contienen muchas células madre.

Mediante un fármaco que bloquea la vía p38 MAP quinasa en las células madre de edad avanzada, los investigadores lograron que se dividan rápidamente en el laboratorio y resulten en un gran número de células madre potentes que pueden reparar el daño muscular, dice Blau.
Los investigadores encontraron que al trasplantar en el animal las células madre tratadas, éstas migraron a sus nichos naturales y proporcionaron una reserva de células madre de larga duración para contribuir a las repetidas demandas de reparación muscular.

Luego, los investigadores probaron la capacidad de la población de células madre rejuvenecidas de reparar una lesión muscular en ratones de 2 años de edad. El trasplante resultó en la reparación del daño muscular y la restauración de la fuerza en los músculos lesionados de los ratones de edad avanzada.

Ahora, los investigadores planean continuar su investigación para determinar si su técnica se podría usar en humanos.

Artículo científico: Jennifer D Bernet, Jason D Doles, John K Hall, Kathleen Kelly Tanaka, Thomas A Carter, Bradley B Olwin. p38 MAPK signaling underlies a cell-autonomous loss of stem cell self-renewal in skeletal muscle of aged mice. Nature Medicine (2014), doi: 10.1038/nm.3465

Fuente: Stanford School of Medicine

¡Nos gustaría saber lo que piensas!

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados * se deben llenar. *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>