Un estallido súbito de actividad en el centro de la Vía Láctea

Los investigadores han detectado el destello más brillante jamás observado en el agujero negro del centro de nuestra galaxia.

Esta imagen en falso color muestra la región central de nuestra galaxia, la Vía Láctea, tal como la ve Chandra. La luminosidad puntual en el centro de la imagen fue producida por un gran destello de rayos X, que ocurrió en las proximidades del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia. Crédito: NASA / MIT / F. Baganoff et al.

Esta imagen en falso color muestra la región central de nuestra galaxia, la Vía Láctea, tal como la ve Chandra. La luminosidad puntual en el centro de la imagen fue producida por un gran destello de rayos X, que ocurrió en las proximidades del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia. Crédito: NASA / MIT / F. Baganoff et al.

Cuando de agujeros negros se trata, Sagitario A * es relativamente de bajo perfil. El agujero negro del centro de nuestra galaxia emite muy poca energía para su tamaño, aproximadamente tanta energía como el sol, a pesar de que es 4 mil millones de veces más masivo.

Sin embargo, los astrónomos han observado que casi una vez al día, el agujero negro entra en acción, y emite una breve ráfaga de luz antes de volver a su estado habitual. No está clara la causa de esos episodios. Los científicos han tratado de caracterizar estos estallidos periódicos con el fin de comprender mejor cómo evolucionan los agujeros negros.

Ahora, un equipo de científicos del MIT, la Universidad de Amsterdam, la Universidad de Michigan y de otros centros de investigación, han utilizado el Observatorio Chandra de Rayos X para detectar el destello más brillante jamás observada en Sagitario A *. El destello, que se registró a 26.000 años luz de distancia, es 150 veces más brillante que la luminosidad normal del agujero negro. Los científicos observaron el destello por más de una hora antes de que se desvaneciera. Esta breve ráfaga de actividad, puede ser un indicio de cómo se comportan los agujeros negros maduros como Sagitario A *.

Los astrónomos detectan los agujeros negros por la energía de la luz emitida a medida que se ‘tragan’ la materia cercana. Los centros de las nuevas galaxias y quásares pueden aparecer extremadamente brillantes, emitiendo enormes cantidades de energía, a medida que devoran la materia a su alrededor. A medida que los agujeros negros envejecen, tienden a consumir menos materia, y aparecen más débiles en el firmamento.

“Todo el mundo tiene esta imagen de los agujeros negros de que son aspiradoras, que absorben absolutamente todo”, dijo Frederick K. Baganoff, científico investigador del MIT Kavli. “Pero en este estado de baja acumulación, realmente son melindrosos para comer, y por alguna razón lanzan la mayor parte de la energía”.

“De repente, por alguna razón, Sagitario A* está comiendo mucho más”, añadió Michael Nowak, investigador en el MIT Kavli. “Una teoría es que de vez en cuando, un asteroide se acerca al agujero negro, se hace pedazos, el agujero se alimenta de la materia y la convierte en radiación, por lo que vemos estos grandes destellos”.

Si bien este tipo de eventos parecen ser relativamente poco frecuentes, Nowak sospecha que los destellos pueden ocurrir con más frecuencia que lo esperado por los científicos. El equipo ha reservado más de un mes de tiempo en el Observatorio Chandra para estudiar a Sagitario A*, con la esperanza de identificar más destellos, y posiblemente averiguar qué los causa.

Aún más intrigante para Baganoff es la razón por la que el agujero negro emite tan poca energía. En 2003, dirigió las primeras observaciones con el entonces nuevo Observatorio Chandra, y calculó que, dada la cantidad de gas en sus alrededores, Sagitario A* debería de ser alrededor de un millón de veces más brillante de lo que es – un hallazgo que sugiere que el negro agujero lanza la mayor parte de la materia, que de otra manera consumiría. La física que debe explicar el fenómeno sigue siendo un rompecabezas que Baganoff, y otros, esperan desentrañar con futuras observaciones.

Fuente: MIT

Artículo original escrito por Jennifer Chu, MIT News Office.

¡Nos gustaría saber lo que piensas!

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados * se deben llenar. *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>