La fibra dietética altera las bacterias intestinales y ayuda a la salud gastrointestinal

Un estudio de la Universidad de Illinois demuestra que la fibra dietética promueve un cambio positivo en el intestino y promueve diferentes tipos de bacterias beneficiosas. Los científicos ahora creen que los microbios que viven en el intestino son beneficiosos para mantener un tracto gastrointestinal saludable, y que también afectan nuestra susceptibilidad a condiciones tan variadas como la diabetes tipo 2, la obesidad, la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer de colon, y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide.

Crédito: pixabay

A medida que estos microbios fermentan la fibra en el intestino, se producen ácidos grasos y otros metabolitos de cadena corta, dando lugar a muchos beneficios de salud para el anfitrión, dijo Kelly Swanson, profesor de ciencias animales de la Universidad de Illinois.

“Cuando entendamos qué tipo de fibra es la que nutre mejor a estas bacterias promotoras de la salud, podremos modificar los desequilibrios y ayudar a mejorar la salud gastrointestinal”, dijo.

Esta investigación sugiere que la fibra no solamente es buena como laxante, al ayudar a que los alimentos se muevan a través del intestino, agregó.

“Desafortunadamente, la gente sólo toma la mitad de los 30 a 35 gramos de fibra que se recomiendan al día. Para lograr estos beneficios para la salud, los consumidores deben leer las etiquetas de nutrición y elegir los alimentos que tienen un alto contenido de fibra”, dijo Swanson.

En el estudio a ciegas con control de placebo intervinieron 20 hombres sanos con una ingesta media de fibra de 14 gramos al día, a los que se les dio bocadillos para complementar su dieta. El grupo de control recibió bocadillos que no contenían fibra; un segundo grupo consumió bocadillos que contenían 21 gramos de polidextrosa, que es un aditivo de fibra alimentaria común, y un tercer grupo recibió bocadillos con 21 gramos de fibra soluble de maíz.

En los días 16-21, se tomaron muestras de heces fecales de los participantes y los investigadores utilizaron el ADN microbiano que obtuvieron para identificar las bacterias que estaban presentes. El ADN se sometió a continuación a pirosecuenciación 454, una técnica de “huella dactilar” que proporciona una instantánea de todos los tipos de bacteria presentes.

Ambos tipos de fibra afectaron la abundancia de bacterias a los niveles de filo, género y especie. Entre los participantes que consumieron la fibra de maíz se encontró que aumentó la concentración de la bacteria Lactobacillus, que a menudo se usa como un probiótico por sus efectos beneficiosos en el intestino. Las poblaciones de Faecalibacterium aumentaron en los grupos que consumieron ambos tipos de fibra.

Según Swanson, los cambios vistos en las bacterias en este estudio, que se produjeron cuando los participantes consumieron más y diferentes tipos de fibra, fueron lo contrario de lo que se encontraría en una persona que tiene una salud gastrointestinal pobre. El resultado lleva a creer que hay nuevas posibilidades para el uso de pre y probióticos para promover la salud intestinal.

“Por ejemplo, un tipo de bacteria que prosperó como resultado de los tipos de fibra consumida en este estudio es intrínsecamente anti-inflamatoria, y su crecimiento podría ser estimulado mediante el uso de prebióticos, alimentos que promueven el crecimiento de las bacterias, o probióticos, alimentos que los contiene el microorganismo vivo”, dijo.

Fuente: Universidad de Illiniois

¡Nos gustaría saber lo que piensas!

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados * se deben llenar. *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>